Imagen
Centro Nacional de Aprovechamiento de Residuos electrónicos de Computadores para Educar

Sostenibilidad Ambiental

El uso de dispositivos tecnológicos se ha convertido en una necesidad fundamental para los seres humanos. Sus características permiten acceder a bienes y servicios en todos los rincones del mundo, logrando así estar interconectados. Sin embargo, estos dispositivos —a pesar de ser novedosos y funcionales— se han convertido en un problema para el ambiente y la salud pública por la falta de una gestión y disposición final adecuada (UIT, 2017)[1].

 

En respuesta a esto y con el objetivo de robustecer su compromiso con el país, Computadores para Educar desarrolla una línea estratégica de Aprovechamiento, que busca contribuir con el desarrollo de una gestión ambiental responsable. Lo anterior motivó la creación en 2007 del Centro Nacional de Aprovechamiento de Residuos Electrónicos —CENARE—, que aprovecha y gestiona adecuadamente los residuos electrónicos generados en el proceso de retoma de equipos de sedes educativas públicas, con el fin de prevenir los efectos negativos que estos generan en el ambiente. Desde el 2010, Computadores para Educar cuenta con licencia ambiental que le permite abarcar el manejo de todos los dispositivos electrónicos entregados por el Programa.

 

A través de esta estrategia, Computadores para Educar garantiza la devolución de los materiales provenientes de los aparatos electrónicos obsoletos a procesos productivos, lo que da como resultado un impacto positivo, reduciendo la generación de gases de efecto invernadero (responsables del cambio climático) y el consumo de agua y energía, además de evitar la contaminación a los ríos, mares, bosques etc.

 

Para cumplir este objetivo se trabaja en dos (2) componentes: Retoma y Demanufactura.

 

Retoma

Es un componente de responsabilidad social y ambiental, mediante el cual se recogen aquellos equipos de cómputo que han llegado al final de su vida útil, luego de tres (3) o cuatro (4) años de haber sido entregados por este Programa a las instituciones beneficiarias públicas del país. Los equipos son llevados al Centro Nacional de Aprovechamiento de Residuos Electrónicos –CENARE—, con el propósito de realizar su gestión ambiental.

Demanufactura

Consiste en el desmantelamiento o demanufactura manual y clasificación de los residuos resultantes de los equipos electrónicos obsoletos (monitores, CPU, etc.), que han ingresado al CENARE por retoma o como excedentes del proceso de reacondicionamiento. Como productos de la demanufactura se obtienen: corrientes limpias (metales ferrosos, cobre, aluminio, entre otros); residuos de aparatos eléctricos y electrónicos - RAEE (discos duros, unidades de CD ROM, etc.); residuos potencialmente peligrosos - RESPEL (baterías, tubos de rayos catódicos - TRC, tarjetas de circuito impreso - TCI, etc.). La demanufactura manual permite inclusión social, mediante la generación de empleo.

 

La estrategia de gestión de residuos electrónicos de Computadores para Educar le ha valido para ser premiada en el ámbito ambiental y se ha convertido en un referente a nivel internacional, y debido a su conocimiento, es el representante de Colombia ante la Unión Internacional de Telecomunicaciones -UIT, en el marco de la pregunta 8/2 “Estrategias y políticas para la eliminación o reutilización adecuadas de residuos generados por las telecomunicaciones / TIC”, grupo en el que comparte su experiencia y requerimientos para el mejoramiento continuo en la gestión de los Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos —RAEE— a nivel internacional.